Información sobre la pandemia de coronavirus

Información sobre la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2

En esta página le mostramos la información más relevante publicada sobre la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, también llamada Covid-19, actualizada periódicamente. Si desea información sobre otras cuestiones de interés para los viajeros acceda a nuestra página de Información para los Consumidores. Si lo desea, puede consultar asimismo en nuestro sitio web la legislación sobre viajes combinados aplicable en Europa, España y Cataluña y las condiciones generales de contratación con Turiberia.

1.4.2. Información específica relativa a la nueva infección por Coronavirus Covid-19

Introducción
Información estadística y epidemiológica
Situación de la epidemia por países
Restricciones para viajar
Información de la OMS
Información del Ministerio de Sanidad
Síntomas de la infección por el SARS-CoV-2
Noticias relacionadas
Consejos para viajar
Crítica
Propuesta de protocolo
Opinión
Más información

INTRODUCCIÓN

El 31 de diciembre de 2019 se declaró en China una infección por una nueva nueva cepa o nuevo tipo de Coronavirus denominado SARS-CoV-2, nCoV-2019 (nuevo Coronavirus 2019), a la que se ha llamado Covid-19, la cual se ha propagado a diversos países del Mundo. Corresponde a los Gobiernos de los distintos países adoptar las medidas oportunas con el fin de evitar en lo posible la propagación de la infección dentro de su territorio y velar por la salud de sus ciudadanos dentro y fuera de sus fronteras. En este apartado encontrarás toda la información relevante sobre esta nueva epidemia.

INFORMACIÓN ESTADÍSTICA Y EPIDEMIOLÓGICA (Actualizada a fecha 20-4-2020)

A fin de apreciar la verdadera dimensión de la nueva epidemia de Coronavirus nCoV-19, evitando generar una alarma social injustificada, creemos conveniente dar a conocer los datos del Instituto Nacional de Estadística relativos a  las causas de fallecimiento en España en el año 2018.

Según datos del INE, en el año 2018 10.415 personas fallecieron en España a causa de una neumonía (causa 063), y 1.852 personas más lo hicieron a causa de una infección por el virus de la influenza (gripe) (causa 062). En total, 53.687 personas perdieron la vida a causa de enfermedades del sistema respiratorio (062 a 067). En conjunto, en el año 2018 se produjeron 427.721 defunciones en España por todas las causas (001 a 102).

Estadística sobre el número de defunciones en España en el año 2018, según la causa del fallecimiento
Atlas nacional de mortalidad en España

Según datos del Ministerio de Sanidad, a fecha 19 de mayo de 2020, la infección por el nuevo Coronavirus SARS-CoV-2 ha causado 27.778 víctimas mortales en España, en la mayoría de los casos personas de avanzada edad y/o con importantes comorbilidades (que padecían previamente graves enfermedades), tales como EPOC, enfermedad cardiovascular, diabetes, cáncer, hepatopatía crónica o inmunosupresión. Conforme a las estadísticas oficiales, hasta esa misma fecha, en España 232.037 personas han dado un resultado positivo en los test de coronavirus (incluye únicamente los positivos en PCR). De acuerdo con esas cifras oficiales la tasa de mortalidad por coronavirus alcanzaría en nuestro país el 11,97% de los infectados. Sin embargo, algunos estudios estimaron en abril que la cifra real de contagios podría alcanzar los 7.000.000. El reciente estudio de seroprevalencia realizado por el Ministerio de Sanidad en mayo de 2020 ha arrojado un porcentaje medio aproximado del 5% de infectados en el conjunto del territorio nacional, lo que significaría que unos 2.500.000 de personas habrían contraído la enfermedad en España. De acuerdo con estos datos, la tasa real de mortalidad por coronavirus en España se reduciría al 1,11%, un porcentaje similar al de víctimas de la gripe estacional, —que no obstante, multiplica por 10 la tasa de mortalidad por gripe estacional en los Estados Unidos—.

Sin embargo, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el exceso de mortalidad registrado en España entre el 9 de marzo y el 10 de mayo de este año alcanzaría los 48.000 fallecimientos. Si atribuimos, razonablemente, ese exceso a la Covid-19 y tomamos el porcentaje medio global estimado de seropositivos del 5% obtendríamos una tasa real de mortalidad por Covid-19 próxima al 2%. Este índice de mortalidad coincidiría con el porcentaje de víctimas estimado considerando los casos sospechosos de coronavirus, fallecidos en residencias geriátricas y en sus domicilios sin haber sido sometidos a tests diagnósticos.

Sorprendentemente, la tasa de mortalidad del personal sanitario tan solo alcanza el 0,10%, lo que apuntaría a que los profesionales de la salud habría recibido tratamiento más precozmente o más acertadamente que la población general, o serían más resistentes al virus, por alguna razón desconocida.

Estas cifras demostrarían que, si bien en un principio, la epidemia de coronavirus SARS CoV-2 no parecía representar un riesgo de enfermedad y de mortalidad muy elevado para la población española, en comparación con el conjunto de patologías que afectan a la salud y, particularmente, en relación con las restantes infecciones respiratorias estacionales y otras afecciones respiratorias endémicas de nuestra sociedad, finalmente se ha comprobado que suponía un gran riesgo para la salud pública.

En efecto, la tasa de mortalidad media global de la infección por coronavirus se estima en torno al 3% de los infectados (no se puede saber con exactitud hasta que todos los pacientes infectados hayan sido dados de alta o hayan fallecido), mientras el virus de la gripe estacional presenta, en los Estados Unidos, una mortalidad anual del 0,1 %. Es decir, 30 veces menos. Esto significa que en un país de 50 millones de habitantes, si se infectara el 70% de la población, la epidemia podría causar más de un millón de víctimas mortales, lo cual, obviamente, es inaceptable. Y esto es, probablemente, lo que sucedería en el caso de la infección por coronavirus, si las autoridades no hicieran nada para evitar la propagación de la epidemia, dado que se trata de un microorganismo extraordinariamente contagioso por vía aérea, contra el que no existe vacuna ni tratamiento de eficacia demostrada y la población general no está en absoluto inmunizada.

Por todo ello, resulta imprescindible la adopción de medidas tendentes a limitar y ralentizar en lo posible la propagación de la epidemia, como las que, finalmente, se están adoptando en casi todos los países del mundo, en espera de que se desarrollen fármacos activos contra el virus y vacunas que puedan inmunizar a la población, reduciendo drásticamente la tasa de mortalidad de la infección.

Ojalá las Autoridades sanitarias tomaran conciencia de la necesidad de adoptar semejantes medidas de prevención de la transmisión comunitaria de todas las demás infecciones estacionales o endémicas que cada año causan miles y miles de víctimas en todo el Mundo.

MAPAS DE SITUACIÓN DE LA EPIDEMIA

Adjuntamos un enlace a diversos mapas interactivos que reflejan la situación de la epidemia en el Mundo en tiempo real:

Mapa de situación de la epidemia por nCoV-19 en el Mundo, de Google
Mapa de situación de la epidemia por SARS-CoV-2 de Microsoft
Cuadro de datos de la infección por coronavirus en el Mundo
Mapa de situación de la epidemia por SARS-CoV-2 en España, por comunidades autónomas
Mapa interactivo de la situación de la epidemia en Cataluña, por regiones
Datos actualizados de la epidemia por SARS-CoV-2 en Cataluña
Mapa interactivo de la situación de la epidemia en la Comunidad Valenciana, por regiones
Mapa de situación de la epidemia por nCoV-19 en el Mundo, de la Universidad Johns Hopkins

Mapamundi Coronavirus Universidad Johns Hopkins
PAÍSES QUE HAN IMPUESTO RESTRICCIONES A LOS VIAJEROS PROCEDENTES DE ESPAÑA (a fecha 30-4-2020)
PAÍSES CON RESTRICCIONES CONSISTENTES EN PROHIBICIONES DE ENTRADA, SUSPENSIONES DE VUELOS O CUARENTENAS OBLIGATORIAS
EUROPA
Austria
Bosnia-Herzegovina
Bulgaria
Chipre
Croacia
Estonia
Italia
Macedonia del Norte
Montenegro
Noruega
Polonia
República Checa
Rusia
Ucrania
ÁFRICA
Argelia
Guinea Ecuatorial
Kenia
Liberia
Libia
Madagascar
Marruecos
Mauritania
Mozambique
Níger
Nigeria
Sudán
Túnez
Uganda
ASIA Y OCEANÍA
Australia
Azerbaiyán
Camboya
China
Georgia
Filipinas
India
Kirguistán
Nueva Zelanda
Singapur
Sri Lanka
Uzbekistán
Vietnam
AMÉRICA
Estados Unidos
Argentina
Chile
Colombia
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Haití
Honduras
Jamaica
Perú
República Dominicana
Trinidad y Tobago
Venezuela
ORIENTE MEDIO
Arabia Saudí
Irak
Israel
Jordania
Líbano
Omán
Qatar
Turquía
PAÍSES QUE HAN IMPUESTO OTRA CLASE DE RESTRICCIONES O ADOPTADO MEDIDAS DE CONTROL ESPECIALES
EUROPA
Dinamarca
Eslovenia
Irlanda
Lituania
Malta
Rumanía
Serbia
ÁFRICA
Cabo Verde
Camerún
Egipto
Malí
Ruanda
ASIA
Bahrein
Hong Kong
Japón
Myanmar
Kazajistán
Laos
Nepal
Tailandia
Vietnam

AMÉRICA

ORIENTE MEDIO
Emiratos Árabes
Kuwait
Turquía

Rogamos consulten el contenido de las restricciones impuestas por el Gobierno de cada uno de los países citados en la pestaña “Notas Importantes” de las Recomendaciones de viaje por países publicadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, a las que puede accederse desde el apartado correspondiente de esta página. Asimismo puede consultarse el listado de países que han impuesto restricciones a los viajeros en la página web de IATA, en el sitio web de Iberia, y el mapa periódicamente actualizado de los países con restricciones a los viajeros procedentes de España en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores. Consulte asimismo la web de la Unión Europea sobre las condiciones de reapertura de fronteras aplicadas en el espacio Schengen.

ENLACE AL MAPA DE LAS RESTRICCIONES DE ENTRADA A LOS VIAJEROS ESPAÑOLES IMPUESTAS POR LOS GOBIERNOS DE LOS DISTINTOS PAÍSES
Mapa de restricciones a los viajeros españoles impuestas por los distintos países 1263x643
INFORMACIÓN DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

Información general sobre la nueva epidemia publicada por la OMS, recomendaciones para el público en general y orientaciones técnicas dirigidas a las autoridades y personal sanitario:

Información general sobre la epidemia por Covid-19
Consejos para el público en relación con la epidemia por Covid-19
Orientaciones técnicas para autoridades y personal sanitario

En relación con el Turismo, la Organización Mundial de la Salud ha dictado unas recomendaciones que aparecen publicadas en su sitio web:

Recomendaciones sobre viajes de la OMS en relación con la infección por el nCoV-19

INFORMACIÓN DEL MINISTERIO DE SANIDAD, CONSUMO Y BIENESTAR SOCIAL DE ESPAÑA
RUEDAS DE PRENSA DEL MINISTRO DE SANIDAD Y OTROS MIEMBROS DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

Rueda de prensa del Ministro de Sanidad 24-2-2020
Rueda de prensa del Ministro de Sanidad 25-2-2020
Rueda de prensa del Ministro de Sanidad 3-3-2020
Rueda de prensa del Ministro de Sanidad 9-3-2020
Otras ruedas de prensa del Ministro de Sanidad

CONSEJOS PARA VIAJAR CON EL MÍNIMO RIESGO (2-3-2020)

Si no quieres renunciar a tus vacaciones, pero tampoco quieres correr riesgos, sigue estos consejos para viajar con el mínimo riesgo:

CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO

  1. Evita los destinos con mayor incidencia de la infección por Coronavirus. Consulta los mapas de situación de la epidemia.
  2. Viaja a destinos donde el número de contagiados por habitante sea menor que en tu país de origen.
  3. Viaja a destinos con temperaturas altas en las fechas de tu viaje: ¡el calor inactiva los virus!
  4. Evita los destinos urbanos o masificados: ¡las aglomeraciones aumentan el riesgo de contagio!
  5. Viaja a países cuyas autoridades hayan establecido medidas de control de la infección adecuadas.
  6. Viaja a países que cuenten con un sistema sanitario avanzado, asegúrate una buena atención médica en caso de contagio.
  7. Sigue nuestros consejos para evitar la transmisión de infecciones respiratorias.
  8. Consulta y ten en cuenta las recomendaciones del Ministerio de Asunto de Exteriores, el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Organización Mundial de la Salud.
  9. Contrata un seguro de asistencia en viaje con las máximas coberturas.
  10. Si quieres disfrutar de la máxima libertad, contrata un seguro de libre desistimiento.
SÍNTOMAS DE LA INFECCIÓN POR EL SARS-COV-2

Le mostramos una relación de los principales síntomas de la infección por el SARS-CoV-2, el coronavirus causante de la Covid-19. Es importante hacer notar que la enfermedad puede manifestarse inicialmente a través de un único síntoma, o mediante la aparición simultánea o sucesiva de varios de ellos, sin que la ausencia de un síntoma determinado permita excluir la infección por el nuevo coronavirus. Asimismo es importante señalar que estos síntomas no son exclusivos de la infección por coronavirus, sino que son también propios de muchas otras enfermedades, especialmente de otras infecciones respiratorias; por lo que es imprescindible realizar pruebas diagnósticas a fin de determinar la verdadera causa de los síntomas.

SÍNTOMAS DE LA INFECCIÓN POR CORONAVIRUS

  1. Fiebre o febrícula
  2. Escalofríos
  3. Dolor de cabeza
  4. Malestar general
  5. Confusión mental
  6. Sensación de debilidad, cansancio o fatiga
  7. Mucosidad nasal o rinorrea
  8. Estornudos
  9. Pérdida del gusto (ageusia) y/o del olfato (anosmia)
  10. Obstrucción o congestión nasal
  11. Dolor de garganta al tragar (odinofagia)
  12. Tos, con o sin producción de esputo
  13. Dolor de pecho o de espalda
  14. Dificultad respiratoria
  15. Cianosis labial
  16. Mareos o vértigo
  17. Pérdida de apetito
  18. Náuseas, vómitos y/o diarrea
  19. Dolor abdominal
  20. Dolores musculares o articulares
  21. Conjuntivitis
SELECCIÓN DE NOTICIAS MÁS RELEVANTES

Acceda a las noticias más relevantes sobre la pandemia del SARS-CoV-2 publicadas en los principales medios digitales desde el 1 de marzo de 2020 haciendo clic en el siguiente enlace::

Selección de las noticias más importantes sobre la pandemia del SARS-CoV-2 desde el 1-3-2020

CRÍTICA

Estos son los principales errores del Gobierno que han llevado a España a tener la tasa de contagio del Coronavirus más alta del Mundo (14-3-2020) y la tasa de mortalidad por millón de habitantes más elevada (5-4-2020):

ERRORES ATRIBUIBLES AL GOBIERNO DE ESPAÑA

  1. Con anterioridad a la aparición de la epidemia el Gobierno de España no aprobó ningún plan de prevención de una eventualidad semejante, ni tomó medida alguna frente a una eventual epidemia causada por un microorganismo transmisible por vía aérea, tales como el aprovisionamiento de mascarillas para toda la población, pese a existir antecedentes recientes de otras epidemias semejantes que afortunadamente pudieron atajarse en sus países de origen, y haber recibido advertencias de ese riesgo por parte de diversos centros de investigación científica y organismos oficiales.
  2. Una vez conocida la existencia de la epidemia por el SARS-CoV-2, con miles de infectados en China, y cientos de ellos en otros países, no tomó ninguna medida dirigida a impedir ni a minimizar la entrada de la epidemia en España hasta que la adopción de tales medidas ya era inútil.
  3. En un primer momento adoptó una actitud pasiva frente al progreso de la epidemia, absteniéndose de tomar medida alguna dirigida a impedir o limitar la transmisión comunitaria de la infección hasta que la epidemia estuvo muy extendida, y confiando exclusivamente en el buen criterio de los Ayuntamiento y Comunidades Autónomas para la adopción de las que fueran necesarias.
  4. Durante la epidemia adoptó, aplicó criterios equivocados de cribaje de los posibles afectados, considerando que si el paciente no presentaba todos los síntomas que afectan a los casos más graves (fibre, tos y disnea) y además había estado en contacto con otro paciente que hubiera dado un resultado positivo en el test diagnóstico, no podía estar infectado por el nuevo coronavirus.
  5. Aplicó y continúa aplicando criterios equivocados sobre la procedencia de realizar tests diagnósticos de la infección por coronavirus, excluyendo a los pacientes que no presentaran síntomas graves, incluso a los de edad avanzada y  con comorbilidades, y a los que no hubieran estado en contacto con ningún caso con diagnóstico positivo.
  6. Incurrió en importantes errores estratégicos, organizativos y logísticos, al no ser capaz de atender con acierto y con la celeridad necesaria las consultas telefónicas de los pacientes, ni de realizar los tests diagnósticos necesarios, ni de comunicar los resultados a los afectados, y no publicar y divulgar amplia e inmediatamente todos los datos epidemiológicos disponibles.
  7. Incurrió en importantísimos errores científicos y sanitarios, al informar de que el uso de mascarillas no tiene utilidad para los ciudadanos, pero sí la tiene para los sanitarios y otros colectivos profesionales que cumplen funciones públicas, ignorando la experiencia de países como China, Corea del Sur, Japón, que han logrado controlar la epidemia siguiendo el criterio contrario, y contradiciendo la lógica más elemental, tratándose de una infección que se transmite principalmente por vía respiratoria.
  8. Incurrió en un error sanitario aún más grave convirtiendo la desinformación pública en desabastecimiento forzoso y universal de mascarillas y otros equipos de protección individuales, al confiscar toda la producción y stocks disponibles, impidiendo con ello su libre distribución a la población, y por tanto, impidiendo a los ciudadanos proveerse de un elemento de protección indispensable para evitar el contagio, dejándoles a merced de una transmisión inevitable a y/o por parte de sus familiares y de todas las demás personas con las que hubieran de relacionarse forzosamente a fin de satisfacer sus necesidades básicas o de cumplir sus obligaciones legales o contractuales. Con ello se dio lugar a una mayor propagación de la epidemia, con todas sus nefastas consecuencias, haciendo ineficaces las medidas de confinamiento forzoso impuestas a la población.
  9. Asimismo incurrió en un gravísimo error sanitario, al no imponer desde el primer momento la obligación a todos los sanitarios, al resto de trabajadores en contacto directo con el público, y a toda la ciudadanía, la obligación de utilizar mascarillas adecuadas en todos los espacios cerrados de uso público, con el fin de evitar la transmisión del virus; dando lugar a una mayor propagación de la epidemia, con todas sus consecuencias, y haciendo ineficaces las medidas de confinamiento impuestas.
  10. Incurrió en un grave error médico, al no reconocer la gravedad de pacientes con diagnóstico negativo para coronavirus, aunque su situación presentara igualmente riesgo vital por su condición, denegándoles la asistencia sanitaria al aconsejarles que no acudieran a un servicio de urgencias ni proporcionarles un servicio médico adecuado a domicilio, ignorando que las demás infecciones respiratorias causan 15.000 muertes al año en España.
  11. Incurrió en un grave error sanitario, al no dictar norma alguna que obligara al personal médico y sanitario que presentara síntomas de infección respiratoria u obtuviera un diagnóstico positivo para el SARS-CoV-2 a confinarse inmediatamente en su domicilio, absteniéndose de prestar asistencia sanitaria, especialmente a los colectivos más vulnerables, como los ancianos, aun cuando no hubieran obtenido un resultado positivo en un test de coronavirus, y al no realizar tests a todo el personal sanitario, fuerzas del orden y demás trabajadores en contacto con el público; facilitando la transmisión de ésta y otras infecciones respiratorias a miles de pacientes vulnerables.
  12. Incurrió en una grave negligencia al no dictar normas que garantizaran la protección de la salud y de la libertad de los ancianos y personas con discapacidad ingresados en centros residenciales, impidiendo que resultaran contagiados por el personal sanitario, socio-sanitario o administrativo que les atendiera, o por sus propias visitas, mediante la realización de tests de detección de la infección a todos los residentes y a todo el personal encargado de su cuidado, y facilitandoles una comunicación libre y permanente con sus familiares, y permitiéndoles abandonar la residencia si así lo desearan.
  13. Incurrió y continúa incurriendo en un grave error médico, ético y sanitario, al aprobar protocolos de actuación que dificultan extraordinariamente la recepción por los pacientes infectados por SARS-CoV-2 de tratamientos farmacológicos seguros que han mostrado eficacia en otros pacientes infectados por el virus, por el solo hecho de que esa eficacia no haya quedado científicamente demostrada por medio de amplios estudios clínicos, denegando a los pacientes el derecho a seguir esos tratamientos alternativos en todos los casos en que sus médicos o las autoridades sanitarias no lo estimen oportuno, e impidiendo la recepción de esos tratamientos fuera del entorno hospitalario.
  14. Incurrió en un grave error médico, al reservar para los casos más graves los tratamientos antivirales disponibles que  han mostrado eficacia contra el coronavirus, ignorando que, en muchos casos, la afección leve no es sino el estadio anterior a la afección grave, y arriesgándose, por tanto, a que, cuando el estado de salud de esos pacientes se agrave, esos tratamientos alternativos ya no sean capaces de revertir su situación, con consecuencias fatales o, en el mejor de los casos, prolongando inncesariamente su estancia en los centros hospitalarios, con el consiguiente consumo innecesario de los recursos sanitarios disponibles, necesarios para atender a otros pacientes.
  15. Incurre en un grave error sanitario, al difundir tan solo una mínima parte de la información epidemiológica disponible y útil para el control de la epidemia, omitiendo la publicación de datos desagregados tan relevantes como las cifras de infectados, ingresados, confinados y fallecidos por centros, barrios, municipios, provincias y comunidades autónomas, así como por edades y por comorbilidades, los tratamientos que se están administrando a los pacientes en función de su estado de salud y de su situación (confinados en su domicilio, ingresado en centros socio-sanitarios, ingresados en hospitales, en UCI), etc.
  16. Ha incurrido en un grave error sanitario al no incluir en sus protocolos de menejo clínico de los pacientes infectados por coronavirus ninguna terapia que incluya la combinación de tres fármacos con efectividad para inhibir la replicación del virus por tres vías distintas, como por ejemplo: inhibición de la adhesión de los virus a las células del huésped, inhibición de la síntesis de proteínas virales e inhibición de la transcripción del ARN viral; contemplando únicamente la aplicación de terapias basadas en la combinación de dos fármacos en los casos más graves.
  17. Incurre en un grave error sanitario, al no iniciar de inmediato la producción en territorio español de cantidades masivas de los principales fármacos de eficacia antiviral conocida, con o sin licencia de los laboratorios titulares de las patentes correspondientes, dejando a todo el país, a los servicios sanitarios y, especialmente a los pacientes infectados, desprovistos de armas imprescindibles para luchar contra la epidemia.
  18. Incurrió en un grave error sanitario, al no promover, organizar ni disponer la inmediata fabricación en territorio nacional de todos los elementos de protección individuales que resultaran necesarios para proporcionar la necesaria protección frente a la infección a todos los ciudadanos y a los trabajadores y profesionales, así como de todos los equipos técnicos y tecnológicos que los servicios públicos y privados precisaran para combatir la epidemia.
  19. Vulnera los derechos fundamentales de los afectados, al obligar a numerosos pacientes a permanecer ingresados en el hospital contra su voluntad, sin que ello sea necesario a fin de salvaguardar los derechos fundamentales del resto de los ciudadanos, y al impedirles seguir tratamiento en su propio domicilio con los fármacos experimentales disponibles, sin que se trate de medicamentos que requieran ser administrados en un entorno hospitalario.
  20. Vulnera el derecho a la libertad de movimiento de los ciudadanos, al impedir de forma innecesaria e injustificada los desplazamientos en vehículo privado a cualquier destino y los desplazamientos a pie por espacios públicos abiertos manteniendo el distanciamiento social aconsejado, aunque dichos ciudadanos vayan provistos de los equipos de prevención necesarios para evitar el riesgo de contagio.
NUESTRA PROPUESTA DE PROTOCOLO PARA CONTROLAR LA EPIDEMIA (sin confinamiento universal)

PROTOCOLO ALTERNATIVO DE ACTUACIÓN FRENTE AL CORONAVIRUS

  1. Tests de seropositividad y carga viral inmediatos a todos los trabajadores sanitarios, miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad y resto de trabajadores en contacto con el público, así como a todas las personas mayores de 70 años y enfermos crónicos vulnerables.
  2. Tests de seropositividad y carga viral inmediatos a todos los ciudadanos con síntomas compatibles con una infección de vías respiratorias cuyo origen se desconozca. Declaración obligatoria de los síntomas de Covid-19 de causa desconocida.
  3. Tests de seropositividad y carga viral inmediatos a todos los ciudadanos que lo soliciten, presenten o no síntomas de la enfermedad.
  4. Aislamiento forzoso en su propio domicilio, un hotel o un centro hospitalario de todas las personas con resultado positivo en un test PCR, así como a todos los pacientes con síntomas de infección respiratoria, hasta que se conozca el resultado de los tests.
  5. Identificación, localización, aislamiento y testeo inmediato y forzoso de todos los contactos recientes de un paciente PCR positivo.
  6. Aislamiento recomendado en su propio domicilio, en centros residenciales o en establecimientos hoteleros de todas las personas pertenecientes a los colectivos más vulnerables a la infección, y en particular, de los mayores de 70 años, enfermos crónicos de riesgo y otros colectivos de riesgo, excepto que sean seropositivos.
  7. Uso obligatorio de mascarillas adecuadas para todo el personal sanitario y resto de trabajadores en contacto con el público, aun cuando no presenten síntomas ni hayan obtenido un resultado positivo en un test PCR, hasta el momento en que sean seropositivos y PCR negativos.
  8. Uso obligatorio de mascarillas adecuadas y distanciamiento interpersonal obligatorio para el resto de la población en espacios cerrados de uso público, salvo para aquellos que hayan superado la enfermedad, hasta que se elimine la transmisión comunitaria del virus o se disponga de un tratamiento de eficacia comprobada que reduzca considerablemente la mortalidad por la enfermedad.
  9. Distanciamiento interpersonal obligatorio y uso de mascarillas opcional para toda la población en espacios abiertos no masificados, excepto entre personas que residan en la misma vivienda y personas seropositivas sin carga viral, hasta eliminar la transmisión comunitaria o se disponga de un tratamiento eficaz.
  10. Distanciamiento interpersonal y uso de mascarillas obligatorios para toda la población en espacios abiertos masificados, excepto entre personas que residan en la misma vivienda y en personas seropositivas sin carga viral, mientras exista transmisión comunitaria y no se disponga de un tratamiento eficaz.
  11. Prohibición de las actividades de ocio en espacios interiores y de cualquier otra actividad en espacios ineteriores masificados, hasta que se reduzca a cero el número de contagios en la comunidad o se disponga de un tratamiento eficaz, excepto para personas seropositivas sin carga viral.
  12. Instauración inmediata de tratamiento a todos los pacientes con test PCR positivo para coronavirus con la mejor combinación de fármacos y terapias, incluso experimentales, disponible en función de su edad, cuadro clínico y condiciones personales, incluyendo oxigenoterapia, Ivermectina, antipalúdicos, antivirales, antibióticos, inhibidores de la respuesta inflamatoria y/o plasma hiperinmune, preferentemente en condiciones de aislamiento en su propio domicilio o en establecimiento hotelero y, únicamente en caso necesario, en el medio hospitalario.
ARTÍCULOS DE OPINIÓN

El beso de la muerte

MÁS INFORMACIÓN

Información publicada en Wikipedia sobre el género Coronavirus
Notas de prensa de la Sociedad Española de Virología
Entrevista a Adolfo García Sastre, Director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí de Nueva York

1.4.3. Consejos para la prevención del contagio de infecciones respiratorias

Los siguientes consejos se han elaborado partiendo del hecho constatado empíricamente de que, en la inmensa mayoría de los casos, las personas que sufren una infección respiratoria no pueden transmitirla mientras no presenten síntomas. No obstante, en algunos casos las infecciones respiratorias son transmisibles incluso durante su período de incubación, por lo que no es posible garantizar una prevención absoluta de su transmisión sino mediante medidas de aislamiento continuado e indiscriminado de toda la población que, por razones obvias, resultaría inviable. Por tanto, ha de entenderse que las medidas que indicamos no evitan absolutamente el riesgo de contagio, sino solo razonablemente.

CÓMO EVITAR CONTRAER UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA

Debido a nuestros convencionalismos sociales y culturales, es muy difícil evitar completarmente el riesgo de sufrir el contagio de una infección respiratoria, pero es posible reducirlo considerablemente siguiendo estos consejos:

PRECAUCIONES PARA EVITAR CONTRAER UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA

  1. En espacios abiertos, evita el contacto con toda persona que presente síntomas compatibles con una infección respiratoria (mucosidad nasal, obstrucción nasal, estornudos, tos, sudores o aparente malestar). Si no te es posible, mantente a una distancia mínima de 2 metros de ella. Para mayor seguridad, colócate una mascarilla adecuada en presencia de personas con síntomas (FFP2, FFP3 ó N95).
  2. Evita en todo caso compartir espacios cerrados con cualquier persona que presente síntomas de infección respiratoria o que sospeches pueda estar infectada. Si no te es posible evitarlo, utiliza una mascarilla quirúrgica todo el tiempo que permanezcas en el espacio cerrado compartido, mantente a una distancia mínima de 2 metros de ella y abandona el lugar lo antes posible. Si no dispones de mascarillas, tápate la boca y la nariz con un pañuelo de algodón.
  3. Evita especialmente las aglomeraciones y los espacios masificados, tanto interiores como exteriores.
  4. Para reducir al máximo el riesgo de contagio, evita en todo caso los espacios interiores compartidos o de uso público, o evita todo contacto con otras personas aislándote en tu domicilio.
  5. Lávate las manos a conciencia con agua y jabón antes de comer o manipular alimentos y antes de tocarte la nariz, la boca o los ojos.
  6. Mantente a distancia de animales salvajes y domésticos, vivos o muertos, y de sus secreciones y excrementos.
  7. Evita consumir carne, pescado y sus derivados, crudos o poco codidos.
  8. Vacúnate todos los años contra los virus de la gripe y, si está indicado en tu caso, contra otros microorganismos causantes de infecciones respiratorias para los que existan vacunas disponibles (las vacunas evitarán que contraigas la infección o reducirán considerablemente su gravedad).
CÓMO EVITAR CONTAGIAR A LOS DEMÁS UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA

Está en nuestra mano poner fin a las epidemias de infecciones respiratorias que cada invierno afectan a millones de personas y causan miles de víctimas mortales en todo el mundo. Tan solo tendríamos que cumplir todos las siguientes normas:

PRECAUCIONES PARA EVITAR TRANSMITIR A OTROS UNA INFECCIÓN RESPIRATORIA

  1. Vigila tu estado de salud. Al menor síntoma de infección respiratoria (rinorrea —mucosidad nasal—, obstrucción nasal, estornudos, pérdida del gusto y/o del olfato, tos seca o con producción de esputo, dificultad respiratoria, dolor de pecho o de espalda, dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares o articulares, fiebre, escalofríos, mareos, debilidad, cansancio o fatiga, confusión mental, diarrea, náuseas, vómitos o inapetencia, y/o malestar general), consulta con los servicios médicos de tu región a fin de obtener un diagnóstico etiológico de tu dolencia.
  2. En el caso de que obtengas un diagnóstico médico de infección de vías respiratorias, o tengas la convicción o la sospecha de haber contraído una infección respiratoria, adopta las siguientes precauciones para evitar transmitirla a otras personas:
    1. Si vives solo, evita salir de casa y recibir visitas hasta que hayas superado la infección. Si no puedes evitarlo, colócate una mascarilla quirúrgica todo el tiempo que debas permanecer en o transitar por espacios cerrados que compartas con otras personas, ya sea en edificios públicos o privados; y especialmente, si son medios de transporte o centros de trabajo, comerciales, hospitalarios, docentes, residenciales o de ocio.
    2. Si vives en familia, además de cumplir las normas del número anterior, aíslate en tu habitación, mantén tu puerta cerrada y ventílala con frecuencia abriendo la ventana. No permitas que los demás miembros de tu familia accedan a tu habitación. Si has de salir de tu habitación o hablar con otras personas colócate una mascarilla todo el tiempo que debas hacerlo. Si no dispones de mascarillas tápate la boca y la nariz con un pañuelo de algodón. Si sufres dificultad respiratoria no uses mascarilla, pero advierte a los demás de que deben usarla ellos en tu lugar para evitar contagiarse.
    3. Tose y estornuda siempre sobre un pañuelo desechable y desecha inmediatamente los pañuelos usados. Si no dispones de pañuelos, tose o estornuda sobre tu brazo doblado.
    4. Mantente en todo momento a un mínimo de dos metros de las personas con las que te relaciones.
    5. Lávate las manos con agua y jabón antes de tocar la comida y los objetos, muebles y otros elementos de uso compartido de tu domicilio. No compartas toallas, servilletas, platos, vasos, botellas, cubiertos ni cepillos de dientes.
    6. En todo caso, evita el contacto físico con otras personas y adviérteles expresamente de tu estado de salud.

Ir a la página de información para los consumidores y usuarios de viajes